marzo 27, 2010

.


REVISTA CULTURAL.......................................

año III - nº 5 ..............................................


Dirección
Myriam Leal

Staff
Eduardo Robino
Eugenio Mandrini
Norberto Barleand
Patricia Sibar
Isidoro Zang







Suscripciones:
el.alacran.literario@gmail.com

Tucumán – Argentina

.............................Colaboran en este número:
César Infante - Eduardo Espósito - Juanita Pochet - Julio Carabelli - Pablo Dumit - Teresa Leonardi

EDITORIAL

El Alacrán se ha demorado en aparecer, pero no por falta de noticias o actividades.
La Legislatura del Endecasílabo se reunió un par de veces y en febrero se produjo en Buenos Aires el lanzamiento de Letrarte 2010 y nosotros trabajosamente hemos colaborado con la Antología Virtual de Letrarte, con la Antología de escritores tucumanos para la Revista Proa y también para una Antología de Poesía Argentina requerida por España. Hace poco, cuando ya cerrábamos este número se presentó la oportunidad de hacer la Antología de Letrarte 2009 para ser publicada en libro por la Universidad Nacional de Tucumán. También hemos logrado que varias revistas afines tiendan un enlace al Alacrán para que pueda ser leída en distintos países de América y en España. Estamos contentos con este número que se ha realizado en medio de una vorágine de trabajos y esperamos que les agrade a nuestros lectores.

La Dirección

POESÍA PEREGRINA: JUANA POCHET CALA


.
.
.
Juanita Pochet, nacida en Santiago de Cuba, periodista y poeta de gran trayectoria, es autora de más de siete libros de poesía, guionista de programas de radio y televisión, promotora cultural Cubana. Licenciada en artes y letras, actualmente trabaja en la Dirección de Estudios e Investigaciones del IPAP.

Pertenece a la Unión de Escritores y Artistas de Cuba y a la Sociedad Cultural José Martí. Seria imposible nombrar en este espacio la cantidad de premios y reconocimientos de esta autora, ya que ha sido premiada en Argentina, Cuba, distintos Países de Latinoamérica y España. Participó del IV LETRARTE, Encuentro Internacional de Escritores, realizado en Tucumán en el 2.009. Aparecen en la Web sus blogs: http://www.cantosdeamoryesperanza.blospot.com/
http://www.andarespanoramaliterario2.ning.com/


.

............Pudiera ser

Pudiera ser la mujer más feliz sobre la tierra
pero acabaron las rapsodias
los cantos bajo la lluvia...

Transformaron palabras al diccionario
y no sé bajo qué capricho
han mudado hojas de los viejos libros

Se perdieron el brillo de los filmes primeros
retenidos por una infancia que aún duerme
bajo los paraguas de Cherburgo.

Pudiera ser la mujer más feliz...

Me arde este pedazo de pan entre los dedos
Puedo comer hasta reventar
la insatisfecha malacrianza de la noche y el día...

La copa del sentimiento se desborda en este dolor sombra
mientras la tierra mira por doquiera
y bostezan otros su hambre

Pudiera ser la mujer más feliz...

No sé qué nuevos mares inventarle a la aventura
o qué cielo crear al llanto incontrolable...

Ah, si por un instante pudiera alcanzar un rayo para viajar
y poner de goce al mundo desamparado
hacer brotar sonrisas en niños
que no duermen acorralados por la fiebre...

No, no puedo ser la mujer más feliz sobre la tierra...
en este mismo instante, luego de sujetarme el pecho
escapo a mis pedazos
los gorriones sacuden sus alas.

.

.

..............Esperanza y Humo


Gracias
Por despertar las abejas del panal en este universo
de paja y nevada
en que aprendí de aciertos y desaciertos.
Te fuiste y pudiera decir:
La soledad se ha sentado en mis umbrales como débil criatura
vi volar las piedras ofendidas en su errar por las llanuras del mar
lloré hasta enloquecer la luna.
Ah, que no conociste dolores de sirenas
ni aguaceros atormentados en las madrugadas.
Perdí la cuenta de los herrajes que sostienen el cuerpo
Y de meses que han pasado ajenos evaporados en humo.
Te fuiste y pudiera decir:
En medio de los Océanos hubo fuego y Noé volvió
para habitar este espacio
han crecido finísimas azucenas en los dedos
para contentar las noches contrariadas
han cambiado los atuendos cortinas de nubes.
Ah, si supieras cuanto me urgía amarte, tanto, tanto,
sin el figurín de los trapos, así salvajemente con fondos de tambores.
Llovizné de ron y miel las pajas de mi templo
sin embargo te fuiste y pudiera decir:
mis manos, asideros universales están vacías,
no te alcanzan mis ojos de lechuza herida
tus olores se perdieron después que me sembraste
de esperanza y humo, pero hay cantos de mar que acaban la locura.
Te fuiste y quisiera decir:
soy una ola alzada que ha alcanzado los astros
y desde esta puerta ancha esculpe las ciudades.

..

.

..................Estalla un grito
.

.......................“¡Ponnos, señor, encima de la muerte!
........................¡Agigante, sostén nuestra mirada
....................... para que aprenda, desde ahora, a verte!”
........................................ Blas de Otero



Toda la tierra empieza a sacudirse
Cada día aprendemos, porque cada día nos duele la sombra
Hay que terminar con la sombra –me digo-
y cada día amanecemos sabor a sal en los labios
desazón apretada a las sienes,
desespero en voces de cósmico temblor
¿Quién escucha? ¿Quiénes?

Cada noche es un estruendo el gemido
desde las entrañas de la tierra
Cada noche acompañan bostezos desesperados,
lamento…
Monte desvastado, camino desvestido
mares en retirada, avalanchas, temblores, agonía
Tormentas, ráfagas, bombas
Auras cañoneras merodean los espacios
Un pálido sol anda agachado
Quiero que mi grito estalle con tu grito, rompa los aires
Hemos llegado a la cuenta regresiva, ciclo al espanto
La tierra empieza a sacudirse, se arquea, gime
Intentan robar la luz del sol
OH, tierra, tierra, tierra, te crucifican

.

..

.................IDENTIDAD

.........................(A nuestra raíz y a la memoria de José María Heredia,
.........................José Martí y Nicolás Guillén.
.........................Desde siempre cantaron a nuestra identidad)

Te dirijo mi voz desde una estrella
Mestiza yo, hija de blanca y negro
Mi abuela blanca
quien en dudoso horizonte
confundiera el mar oscuro
Mi abuela blanca, lirio y azucena
con su puerto anclado muy dentro del alma.

Mi abuelo negro
arrancado de su tierra
alimentando este suelo
con las llagas de sus plantas...
Mi abuelo negro, brazo acero
ritmo de la carne, tambor y lamento

Ay, de mis dos abuelos
bebiendo las últimas gotas de un río
-que les habló del nativo-

Trapiche y machete
Ron y Azúcar
Látigo y carnada
Un día la abuela quedó adormecida
entre las fuertes ramas del abuelo
y se mezcló la sangre y sus rituales
fue cadencia el tambor; y eran los mismos dioses,
los cuerpos sacudieron el monte,
y desde el monte
en la manigua viva
juntos desafiaron al conquistador,
despertaron clarinadas insurrectas
Ay de mi abuela blanca y mi abuelo negro
tejiendo estrellas en el intenso azul.

Nosotros somos parte de ese tronco
mezcla con sabor a rebeldía
que versa de su tierra por doquiera
porque el patrio amor a las piedras abrillanta,
la tierra anima

Cada árbol allá cobija un muerto
En cada ciudad, hay mil latidos
que anuncian que en algún combate
un héroe ha perecido

Esta es mi identidad. Mi única raza.
Nacida isla en medio del Caribe.

Ay, de mis dos abuelos...
Mi abuela blanca
y mi abuelo negro.

POESÍA

Descendíamos entre los astros
algunos fuimos hombres
otros llegaron a ser luciérnagas.

Y perdimos la eternidad en el camino
que nos llevó al comienzo.

.......................Leopoldo Teuco Castilla

EDUARDO ESPÓSITO




.


.


.


.


Nace en 1956. Ha publicado: El niño que jugaba a ser Rayo, Bs. AS. (El Francotirador, 1992); Violín en bolsa, Bs. As. (El Francotirador, 1995); Una novia para King Kong, Bs. As. (Amaru, 2005); Quilombario, Bs. As. (Amaru 2008).
Participó en varias antologías, destacándose entre ellas Poesía en el subte, Bs. As., de la Flor, 1999.
Coordina desde 1996 el taller de escritura de la Dirección de Cultura de la ciudad de Moreno, y a partir de 2001, desempeña igual actividad en el taller literario “Elementales Leches” de la ciudad de Gral. Rodríguez, Argentina.
Reside en Paso del Rey, Buenos Aires.









.......Plumajes

........................El poeta es el hombre que se
........................niega a utilizar el lenguaje
................................J. P. Sartre

.
La vida no debería ser mas
que esta cosa que respira y sangra
Los dedos bien abiertos
ante las notas de un teclado inexplorado
No es porque te negás a regresar del cementerio
que se me ocurre este dislate
ni porque tu fantasma de algodón de azúcar
acusa los calores del desván
La tarde como un daguerrotipo victoriano
pesando en mi cabeza
La vida tampoco debería ser mas que esto
Sin embargo un poeta desangelado
se asemeja mucho a un hombre
Hay un otoño de alas mustias
parece que pelaran pollos en el cielo
Y esta cosa que respira y sangra
aunque bien mal en escribir insiste



.......Edipo reo

Y caigo en lo oportuno
de tus tetas
Ahora sos mi madre
mi hembra
mi hermana
Esta fatídica obsesión
El torvo abismo
de un escote
de donde ya ni Dios
puede sacarme




........Todo fluye

Un hombre entra en el río
dispuesto a refutar a Heráclito
Trastabilla
Pierde pié
Es arrastrado por las aguas
Otro hombre será hallado muerto
en un río al que nunca entró
mañana



......Cuerpos dispersos

..................................A Philip J. Farmer


Los muertos tienen sed
Necesitan de lágrimas para humectar su inexistencia
De lluvias fraudulentas
anegando las pozas donde dicen dormir
Acaso mienten
Les falta el agua para el viaje
las cantimploras del recuerdo
con que los convertimos en estampas
de las que no salen más
Son la orilla contenida de la resignación
Por vida pagan vida
Un escaso salario sin futuro
Los muertos tienen sed
Nunca pasan dos veces por la misma experiencia
por temor a la seca que los convierte en polvo
Gustosos abandonan a esta especie
que los sigue regando de memoria.




..........Castidad

............................A Marité Arias


Monedas de carne en la ranura
Centavos de amor como limosna
Reír sobre la leche derramada
Oír el ruído de rotas caderas
Eso es todo
Lo que fue lamido por los galgos
Cierta postrer migaja repudiada
Y ese hueco sin llave
con su luz de otros días.




..........53 / Modelo para desarmar


Desolado asolado
Un viento se arracima por debajo de la yesca
y me deja vacío a medio arder
La memoria apenas una chispa
Fosforito raspado
La palma del adivino entre presagios
como un remo revolviendo los olvidos
Soy algo acaso? En qué memoria de qué dios?
Oscuro veo
Acosado de minutos como moscas pegajosas
de segundos de pulga y elefante
Casco la cáscara de mí
lo que me engaño de hombre a fin de creerlo
para no ser un sueño
el arcano inseguro de algún otro
La fortuna feliz con que despierta.

marzo 26, 2010

TERESA LEONARDI HERRÁN




.

.

.





Nació en Salta en el año 1938. Poeta, traductora y docente universitaria. . Es coordinadora de talleres de poesía.Cofundadora de la Asamblea permanente de los Derechos Humanos en Salta La Secretaría de Cultura de la Provincia de Salta la distinguió con el Primer Premio Anual de Poetas Éditos. Ha recibido. Su producción, variada y amplia, ha sido objeto, la más variada de las veces, de excelentes críticas y comentarios. Entre otros, se citan sus libros de poesías: "Incesante memoria", "El corazón tatuado", "”Blues contra el contraolvido”, Rizomas", “Noticias de los comulgantes”

.....En la oscuridad de los orígenes


Siameses en la cueva de Madre
en su matriz sin tiempo
Panes mutuos las bocas común vino las sangres
de nosotros manaba el denso paraíso
Alternativamente macho y hembra
de quien esa holoturia creciente entre las piernas
de quien la madreperla su corola deseante
Afuera la ley del Padre
su mentirosa claridad fundando diferencias
su sombrío bisonte agrietando lo Uno
al corazón andrógino volviéndolo
este doble sollozo de cuerpos discontinuos



......En días no nacidos


A veces pienso cosas que ya nunca serán
tú a mi lado dormido
apagado el tumulto de los ojos
el inasible corazón bogando en el océano del sueño
todo tu cuerpo dulce y quieto
como si madreperlas de carne lo hubieran consumido
Qué ajena preocupación sería entonces la muerte
Sobre tu pecho calmo sólo soñar la vida yo podría
y de tu mano abierta para la soledad de mi mejilla
brotaría la infancia rediviva

Tú a mi lado dormido en días no nacidos
cuando mi sed que busca a dios lo hubiera hallado
en la creciente luna de tu sangre

.

.............de Noticias de los Comulgantes
.

.

.


.........Regreso de Orfeo


Crecía en el aire el agua de una campana
al principio imperiosa luego suplicante
volcando su claridad merovingia en los oídos
(salvo en los de la vieja cuidadora de gansos
mujer de la edad de piedra con su rito
de honrar a los dioses pastoreando animales)
confundiendo a los gallos heraldos
que anunciaban el huevo de una mentida lluvia.

Tú venías es esa agua convocadora de otros tiempos
nombrándome como entonces (cuando habitantes
de un idéntico sueño)
“aquí yace Teresa esa es la tierra que hoy araron sus ojos
hoy ocupada por su cuerpo”
antes ay mucho antes de que emprendieras el viaje a los
infiernos
Para buscar a eurídice
y ahora regresabas diciéndome
que la habías perdido para siempre.

Poco a poco tu rostro como un humo
fue cuando el felino memoria como una hijo pródigo
volvió después de amargo viaje a la guarida del olvido
y solo retuve parte de su plateada cola
una mecha de su pelaje azul
batíscafo con el que desciendo a un abolida tiempo
donde tu claro corazón aún vive
edificando el vuelo de los pájaros.
.

.

.

..........El corazón tatuado


Por haber viajado por tu sangre
Conozco muchedumbre de soles
Oh viejo Ptolomeo celebro tu verdad
El universo gira alrededor de este animal terrestre:
El ciego y haraposo niño eterno que habita entre nosotros

Ahora que no estás
Llego al puerto de una Hiroshima devastada
Se desovilla el invierno nuclear
Estalla la memoria del paraíso que me habitó
Los días mezclan sus aguas
Ignoro si aún navego o he varado
"Amor construye un cielo
en la desesperación del infierno"
escribió Blake hace un siglo con tinta en mi corazón
.

.

.


.............Canciones para Joaquín
,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,A Joaquín Giannuzzi


Vino la abeja con su aguijón de nieve
que en disímiles tiempos ya cose nuestros ojos
hasta que por mí ella regrese
tejo el manto de besos que volverá a abrigarte.

...........*
El corazón desollado
desciendo del Árbol
De la rama más alta,
vos jaguar inocente, me decías adiós
con tu pañuelito de fuego.

...........*
Qué importa si insomne me sorprende el alba
quemándome en el fuego
de tu dulce memoria
si sé que cuando el mundo ya no sea
todavía será mi corazón que te ama.

........... *
El tajo de sombra
que desanuda nuestros cuerpos
es anillo nupcial que siameses nos vuelve
a la matriz sin tiempo.

........... *
Adumbra oh noche
adumbra aún mas
que tu carozo oscuro es claridad
junto a mi corazón viudo del sol.


............................ (Fragmento)

PABLO DUMIT









.


.Nace en San Miguel de Tucumán en 1969. Desde 1987 participó en diversos recitales y tertulias literarias. Integró los grupos Joetuc y Poesía Norte hasta 1989. Desde 1990 formó parte de los Miércoles Literarios del Teatro El Galpón. Entre 1992 y 2008 fijó residencia en Buenos Aires. Publicó poemas para andar despiertos en 1991, poemas para quitarse la muerte en 1996 y el sol sobre las cosas perdidas en 2003. Algunas de sus obras fueron musicalizada por diferentes compositores de nuestro medio como Topo Encinar, Lucho Hoyos y grabadas por intérpretes como Mercedes Sosa, Chany Suarez, Georgina Hassan







pertenencias

la poesía no es de los poetas...
por ejemplo
la noche
en que tu cuerpo tragaba la luz del rayo
y mi cuerpo
repetía la lluvia
sobre tus caderas

o el rastro incandescente que dejaban tus besos /sobre mi dolor oscuro
o el viento impecable de tu voz
sobre los techos vecinos

o quizá
la tarde en que escuchabas el granizo
sobre buenos aires
con una lumbre infantil entre los ojos
la piedra en pleno yocavil
que sabe de nosotros
el agua que besó nuestros pies

estas cosas y otras tantas
de quién son

sin ir más lejos…
el fuego apagado de mi ausencia
el ritmo quebrado de tu silencio
el fantasma roído que vuela sobre mi cama
los pasos asimétricos de nuestro olvido

el cuarzo de tus ojos bellos
el tabaco seco de tu respiración
el carnaval que golpea mi caja con un nuevo amor
la chaya escondida de febrero
de quién son…

definitivamente
la poesía no es de los poetas


..................................del libro inédito conazul




otro
y qué del viento
que golpea la caja
cuando abrís la voz/

te llamo con señas imprecisas
en un temblor de agua
/tu orilla es luminosa
/el mundo es un pequeño anillo de dolor
/nada tiene olvido
que venga de tu cuerpo

/no hay manera de ser otro
en este ardor
con que marcás el día...

.......................del libro inédito tu cuerpo echa una sombra que cura la mirada

.

.


imaginaciones

qué bellas imaginaciones
bajan por tu cabellera
/se descuelgan
como gotitas de lluvia pasada
como besos de madre
que cose delantal de hijo/
pedacitos
de esas imaginaciones
me sirven para recordarte
/tirar con mi nostalgia...
bajar a tiros
odios de la medianera
/conceder pocos de agua
a los sedientos de tu olvido/
pero
te imagino distinta
/llena de puertos
donde despides
mis rostros
y echas anclas
de tus embarcaciones en calma
/aves silenciosas
que morderán
los bordes
del país/

.

.


viajero
no vengo de la cruz del sur
ni conozco el nombre
de alguna calle de turquía
/no tomé café
en las mesitas de montparnasse
/no mezclé en mi silencio /con el dedo
las cobardías del amor
...sólo que tus piernas
me gustaban más por las mañanas
con ese sol que las miraba desde el este
con una autoridad muy peculiar
/yo las miraba también
/ningún camino conducía a roma
en aquellos días
/pero tus piernas
me resultaban parecidas al viejo continente
/no sé por qué
/si por sus maravillas imponentes
o por sus rodillas repletas de ingleses
tomando el té
o sus tobillos impecables
como la noche de parís/
no estoy seguro de lo que digo
/pero lo que conozco del mundo
lo conozco por tus piernas mundiales
y tu rostro /tan conocido
/en los pasillos
de acceso a la verdad/

.

.


palomas
durante la novena soledad
descubro palomas
que no sé de dónde vienen
/salen de mi pie izquierdo
y fundan un amor
que hace estremecer a los gobiernos
/bajan por mis mejillas
y hacen fuego
y tiran en la noche
llamitas
como mi madre /para ver si duermo ya
o cruzo la oscuridad
con un dolor en brazos...
sangran sobre el abecedario
y me hacen escribir
/rugen en el corazón de un fuelle
/estas palomas
y fijate...
parezco un tango
que no sé de dónde viene
/tampoco sé de dónde venís
/con ese abrigo /ese plumaje
/esa caricia...
/pero quedate...
mi corazón /guarda
pájaros distintos
y tengo un hijo en el fondo
haciendo palabritas
para darte calor/

........................del libro el sol sobre las cosas perdidas

NARRATIVA: JULIO CARABELLI






.Nació en Buenos Aires en 1940. Cofundador del Grupo Literario “Además” y del Grupo “Poesía Peregrina”. Fue Secretario de la Fundación Argentina Para la Poesía, participó en el staff de la Revista “Nexo literario”, y fue Director de la Revista Literaria “artes, becas & concursos”. Dirige actualmente Letrarte (Encuentro Internacional de Escritores, 1998 en Tucumán, 1999 en Mendoza, 2006 y 2009 en Tucumán).
Sus cuentos, poesías y ensayos se han publicado en diarios y Revistas Literarias de Buenos Aires, del interior del país y del exterior, habiendo sido traducido al italiano, inglés y portugués.
Residió cinco años en Nueva York y fue invitado a lecturas y conferencias en dicha ciudad.
Participó en la Antología Panorama del Cuento Argentino (Revista PROA Nº 15) y en varias Antologías nacionales y del extranjero. Antólogo de la Primera Antología Virtual “Conocer” y creador del primer Café Literario Virtual.
Fue nombrado miembro del Comité para el Festival de Poesía de La Habana, Cuba 2007, Palabra en el Mundo, e invitado al VI Encuentro Internacional de Poesía realizado por la Universidad de Carabobo, República Bolivariana de Venezuela.
Actualmente reside en Tucumán donde coordina desde el año 2002 el Ciclo “Café Literario” de la Secretaría de Extensión Universitaria (UNT).
Seria imposible nombrar en este espacio la cantidad de libros publicados de poesía, cuentos y novelas y los muchos más que tiene inéditos.




......Último acto
Al despedirse, el mago desapareció.



.......Canje
La muerte tomó Peón, tomo Alfil, tomó Caballo y recibió en la Torre a la Dama que acudía trayendo la cabeza del Rey.



.......Mirra, Incienso y...
Ante la orden de Herodes, los reyes magos dejaron los porros en la carpintería.



He visto los ojos de la renga loca.
Los he visto porque me ha mirado y dicen que cuando la renga clava sus ojos en alguien es como una sentencia de muerte. Por eso me he encerrado. He tapiado el tragaluz, el rosetón y el mirador del altillo, las ventanas del piso de arriba y las de los cuartos de abajo sin olvidar el ventanal de la cocina. He dudado bastante pero al fin decidí clavar la puerta de atrás y he puesto un ropero, la mesa y el aparador grande para impedir la entrada por la puerta de calle.
Creo que ni yo misma puedo salir y eso no importaría si no fuera que acabo de escuchar sus inconfundibles pasos en la cocina.



........Distracción
Le dije: -tengo hambre- sin darme cuenta. De haber sabido que ella se pondría tensa me hubiera callado la boca y ahora almorzaría carne tierna.



.......Razonable

Aquel policía había esperado pacientemente que su vecino, ahora desempleado, tuviera que malvender su casa para comprarla, después despidió al viejo jardinero por inútil, violó a su empleada a quien por eso dejó de pagarle el sueldo y mató al perro que su hijo menor escondía en su pieza. Tuvo una mañana trabajosa, pero la tarde fue peor: tuvo que balear a dos estudiantes que manifestaban y romperle el cráneo a tres obreros con su macana. Por la noche, liberó a los tres presos que salían a robar para él y el domingo descansó: sólo fue a misa como Dios manda.



.............Rebelión en el quirófano

Cuando entré a la sala de cirugía, con mi fastidioso absceso, una enfermera me puso una inyección de anestesia local y el médico dejó de lado el informe y la radiografía para tomar mi brazo y mirar nuevamente, junto al instrumentista, la parte afectada.
-Esto amerita un bisturí fino.
El instrumentista movió la cabeza negativamente.
-Creo, doctor, que sería mejor el bisturí plano.
El cirujano se mostró muy contrariado y dijo:
-¡Alcánceme el bisturí fino!
-Le preparo el fino y el plano, por las dudas.
-Necesito solamente el fino.
-No me cuesta nada traer los dos.
-Entiéndame. ¡Alcánceme el fino de una vez antes que al paciente se le vaya el efecto de la anestesia!
-Igual la enfermera…
-¡La enfermera se retira ya mismo!
-Me voy doctor, pero creo que él tiene razón, tendría que trabajar con el bisturí plano.
-Ya me olía cierta complicidad entre ustedes dos. ¡Por favor señorita, retírese!
-Sí señor, disculpe.
La enfermera y el instrumentista intercambiaron una mirada resignada. Yo me alegré de que se fuera porque temía por mi anestesiado brazo, pero apenas ella cerró la puerta el médico le asestó un corte en el brazo al instrumentista con el bisturí…
-¿Te das cuenta cómo corta el fino?
El herido, que conservaba en su mano el bisturí plano, se tiró contra el médico haciéndole un tajo en el cuello.
-Este no corta menos ¿verdad?
El médico abrió los ojos asombrado y se cubrió el cuello con la mano derecha mientras con la izquierda buscaba herir en el cuello al instrumentista. Le erró y le cortó la cara muy cerca del ojo porque su blanco se había movido para tomar de la mesa un grueso destornillador que clavó sin medir en el abdomen del médico.
-Siempre quise ajustarle los tornillos, doc.
-Ese destornillador te lo trajo ella ¿no?
-Mire que la está acusando y…
El instrumentista se calló porque el médico había logrado acertar con el bisturí fino en el medio de una oreja.
-Me imagino que habrá leído El Hombre que ríe ¿no?
Creo que la lucha, el forcejeo o las exclamaciones se sintieron afuera y la enfermera entró muy resuelta. Al ver la sangre en el cuerpo de ambos se acercó muy diligente al instrumentista sin darse cuenta de que el médico se echaba sobre ella con tan mala suerte que la hizo clavarse en el destornillador que la penetró a la altura del corazón.
-Creo que murió.
El médico le tomó el pulso y dijo: -La mataste.
-¡Usted la mató, me la tiró encima!
-No nos vamos a detener ahora en las culpas. ¡Hay que descuartizarla si queremos sacarla de aquí!
-El cirujano es usted.
-Esto amerita un bisturí fino.
El instrumentista movió la cabeza negativamente.
-Creo, doctor, que sería mejor el bisturí plano.
-¡Alcánceme el bisturí fino!
-Le preparo el fino y el plano, por las dudas.
-Necesito solamente el fino.
-No me cuesta nada traer los dos.
-Entiéndame. ¡Alcánceme el fino de una vez antes que al paciente se le vaya el efecto de la anestesia!
El efecto se fue conmigo porque nunca me gustaron las repeticiones.

UÑA MEMORIOSA

.



.

.
HOMERO MANZI: PATRIMONIO DE LA MITOLOGIA POPULAR


por Eugenio Mandrini




Cuando dijo “en lugar de ser hombre de letras he decidido hacer letras para los hombres”, Manzi (1907-1951) quiso engañarse y engañarnos. Y no logró ni una meta ni la otra. Porque siempre persistió en escribir poemas dotados de tan invariable sentido musical, que sin esfuerzo se mimetizaron entre las letras de tango, enriqueciendo el género e integrándose en él definitivamente*. Si para Borges fue Evaristo Carriego el primer espectador de los arrabales, es posible afirmar que Manzi, partiendo de situaciones, personajes y lugares semejantes a los utilizados por aquél, es el eternizador de los últimos arrabales. La compleja sencillez (no la simpleza, que nunca es compleja) de su voz, su tono elegíaco siempre alejado de lo lacrimoso, su mesura descriptiva y su aversión o indiferencia por todo lo innecesariamente declamatorio, hicieron de Manzi un poeta que convivió, a un tiempo, con las dos grandes vertientes de la poesía en general: la escrita para ser cantada y sentida emocionalmente, y la que es leída en el silencio de la soledad más crítica. Tal vez sea debido a esa misteriosa duplicidad que no resulte difícil detectar, en gran número, hallazgos e iluminaciones que tornan memorable su material poético. En El último organito, por ejemplo, nos enteramos de que el alma del suburbio tiene voz (cosa de por sí asombrosa) y de que esa voz proviene de un melancólico instrumento musical que, de silenciarse, dejará al suburbio sin habla. A su vez, en Sur nos obliga, sutilmente, a explorar bibliotecas enteras de antologías poéticas con el fin de hallar un símil de cuatro palabras equivalente, en concisión y sugerencia, a ese “Sur, paredón y después…”. Además, tampoco nos resultaría fácil descubrir, entre los infinitos poemas escritos sobre el amor, una nueva forma de desgaste que amenaza la vida de los amantes, parecida a la que sucede en Recién, cuando Manzi escribe: “Me amabas tanto y tanto / que me cansó tu tristeza”. Sin olvidar la seducción irresistible que provocan ciertos versos suyos al separarlos del contexto de la letra, como sucede en El pescante, cuando leemos: “Yunta oscura trotando en la noche”, que se nos instalan súbitamente en el asombro, sin que por ello alcancemos a precisar dónde radica el poder de dicha seducción, si en el lado de lo oscuro de la yunta o en el lado de la noche de ese giro curiosamente brillante pese a tanta sombra.
Pero no todos son hallazgos en su poesía: como suele suceder en casi toda obra letrística (Discépolo tal vez sea la única excepción) Manzi también padeció al menos un rapto de amnesia poética en la letra de Barrio de tango, cuando después de trazar una impecable escenografía (“Un pedazo de barrio allá en Pompeya / durmiéndose al costado del terraplén, / un farol balanceando en la barrera / y el misterio de adiós que siembra el tren”), pierde el rumbo de su habitual lirismo y escribe cuatro versos dados a la desilusión y al olvido: “Barrio de tango, que fue de aquella / Juana la rubia, que tanto amé. / ¡Sabrá que sufro pensando en ella, / desde la tarde que la dejé!”. ¿Limitaciones del género? ¿Imposiciones del ritmo musical? ¿Fácil e imprudente concesión del autor? Lo cierto es que dicho infortunio tal vez le haya resultado necesario a su obra para desprenderla definitivamente, como creemos, de la enorme sujeción que sobre él ejerciera Carriego, y sumergirla en otra influencia, la discepoliana, aún brumosa, todavía incipiente, pero más significativa y vital, que lo llevó a describir otro paisaje, el de la interioridad humana, representada por esas migas de medialuna sobre el mármol helado donde una mujer absurda come en un rincón (Discepolín), y por el dolor metafísico que sobreviene a partir de “esas ganas tremendas de llorar / que a veces nos inundan sin razón” (Ché bandoneón).
De no haber muerto (es un decir) a los 44 años, en la plenitud poética del ojo, de la lengua (ese otro ojo) y del corazón ardiente, ¿a qué confines letrísticos podría haber llevado Manzi esa última etapa suya, donde el lirismo mesurado de su lenguaje habitual empezaba a ser desbordado por un nuevo tipo de realismo, ya profundo y reflexivo? Parafraseando uno de sus versos, al “misterio de adiós que siembra el tren” se suma ahora otro misterio, el de lo inconcluso, esa puerta que en la residencia de la poesía, a eso del atardecer, comienza a entreabrirse, pero que ni él ni nosotros ya podremos trasponer.
De todos modos, hoy, al leerlo (ciertos poetas de la canción como él merecen también ser leídos y no solo escuchados), sabemos qué pájaro hay que tomar para llegar al cielo perdido de San Juan y Boedo antiguo.
Y sabemos además qué botas fantasmales debemos calzarnos para entrar, acaso invencibles, en las tierras legendarias de Pompeya y más allá la inundación.
Y finalmente sabemos, esencialmente lo sabemos, que su voz, tan plena de curiosidad y delirio, ha hecho posible (junto a Discépolo, Expósito, Castillo, Cadícamo y unos pocos nombres más) que la letra del tango no sólo ocupe hoy un espacio ineludible en el estudio de la cultura popular sino que, además, forme parte del dominio de la poesía, esa vasta dimensión donde felizmente, y a un tiempo, todo es sueño, realidad y ficción.


* El arte de Manzi se prodigó también en la elaboración de notables letras para milongas y candombes. Para confirmarlo bastan dos muestras elocuentes:”Llegabas por el sendero, / delantal y trenzas sueltas. / Brillaban tus ojos negros / claridad de luna llena. / Mis labios te hicieron daño / al besar tu boca fresca. / Castigo me dio tu mano / pero más golpeó tu ausencia. // Volví por caminos blancos, / volví sin poder llegar. / Grité con mi grito largo, / canté sin saber cantar” (Milonga triste); “Ay, / late que late / y el cuero del parche bate / con manos de chocolate / el negro que la perdió; / rueda que rueda, / lo mismo que una moneda / con ropa de tul y seda / la negra que le mintió. / Todos los cueros están doblando / pero sus ojos están llorando; / que un pardo de cuello duro / fumando un puro / se la llevó” (Oro y plata).


............................Malena

Letra: Homero Manzi......Música: Lucio Demare

Malena canta el tango como ninguna
y en cada verso pone su corazón.
A yuyo del suburbio su voz perfuma,
Malena tiene pena de bandoneón.
Tal vez allá en la infancia su voz de alondra
tomó ese tono oscuro de callejón,
o acaso aquel romance que sólo nombra
cuando se pone triste con el alcohol.
Malena canta el tango con voz de sombra,
Malena tiene pena de bandoneón.

Tu canción
tiene el frío del último encuentro.
Tu canción
se hace amarga en la sal del recuerdo.
Yo no sé
si tu voz es la flor de una pena,
sólo sé que al rumor de tus tangos, Malena,
te siento más buena,
más buena que yo.

Tus ojos son oscuros como el olvido,
tus labios apretados como el rencor,
tus manos dos palomas que sienten frío,
tus venas tienen sangre de bandoneón.
Tus tangos son criaturas abandonadas
que cruzan sobre el barro del callejón,
cuando todas las puertas están cerradas
y ladran los fantasmas de la canción.
Malena canta el tango con voz quebrada,
Malena tiene pena de bandoneón.


video
Eugenia León - México




.............................Sur (1948)

Letra: Homero Manzi.........Música: Aníbal Troilo


San Juan y Boedo antiguo y todo el cielo,
Pompeya y más allá la inundación,
tu melena de novia en el recuerdo
y tu nombre flotando en el adiós...
La esquina del herrero, barro y pampa,
tu casa, tu vereda y el zanjón
y un perfume de yuyos y de alfalfa
que me llena de nuevo el corazón.



Sur... paredón y después...
Sur... una luz de almacén...
Ya nunca me verás como me vieras,
recostado en la vidriera
esperándote.
Ya nunca alumbraré con las estrellas
nuestra marcha sin querellas
por las noches de Pompeya.
Las calles y las lunas suburbanas
y mi amor en tu ventana
todo ha muerto, ya lo sé...



San Juan y Boedo antiguo, cielo perdido,
Pompeya y, al llegar al terraplén,
tus veinte años temblando de cariño
bajo el beso que entonces te robé.
Nostalgias de las cosas que han pasado,
arena que la vida se llevó,
pesadumbre de barrios que han cambiado,
y amargura del sueño que murió.

video

Edmundo Rivero interpreta el tango "Sur" de Aníbal Troilo y Homero Manzi para el documental "Argentinísima II" dirigido por Fernando Ayala y Héctor Olivera en 1973. Se ven imágenes de la Capital Federal (hoy Ciudad Autónoma), República Argentina.

Dique La Angostura




Velero en La Angostura - César Infante





******* * *******

Por respeto a la propiedad intelectual recuerde siempre citar el autor cuando utilice los textos