mayo 09, 2008

EUGENIO MANDRINI



Nació en Buenos Aires en 1936.
Libros publicados: “Criaturas de los bosques de papel”, poemas y cuentos, Ediciones Culturales Argentina, 1987 / “Antes que el viento se apague”, poesía, 1989 / “La Argentina en pedazos”, adaptación a la historieta del cuento Cabecita negra de Germán Rozenmacher, Ediciones de la Urraca, 1993 / “Campo de apariciones”, poesías, 1993 / “Discépolo y Dios”, ensayo, Ediciones Corregidor 1998 / “Párpados para el ojo que sale de mí”, poesía, 1999 / “Los poetas del tango”, ensayo y selección de letras, Ediciones Colihue, 2000 / “Galería de hiperbreves”, antología de cuentos, Tusquets Editores, Barcelona, 2001 / “Tiros libres”, antología del fútbol, Ediciones del Intituto Movilizador de Fondos Cooperativos, 2002.
En el 2008 fue galardonado con el Premio Olga Orozco.
Fue colaborador de la revistas Fin de Siglo y Crisis.
Es guionista de historietas, columnista de “elmurocultural.com.ar”; Director de la revista “Buenos Aires Tango y lo demás”, Académico Titular de la “Academia Nacional del Tango”, y fundador e integrante de la “Sociedad de los poetas vivos”.
Dice ser hincha de San Lorenzo, cuadro grande como los cuadros de Van Gogh y así de inmortal.
Dice también que morirá en Buenos Aires, de noche, renegando del sol, como ave nocturna o poeta de Transilvania.



La almohada

En mi almohada hay un tigre.

Me lava la cabeza con su aliento de fósforo,
me cuenta la selva en el oído, el matorral
donde acechan las voces del terror o el susurro, el
arte del sigilo que apaga el gemir
de las hojas secas.

En mi almohada hay un tigre.
El resplandor donde los ciegos tambalean.
La sangre de la luz que envidia el fuego.

Si duerme –raras noches-
lo hace con la cola enroscada en mi cuello
como un látigo que espera.
Si está alerta –tantas noches-
Me habla. Me dice: -Escribe.
...........con el asombro del color que soy
...........
con el hambre de las entrañas que soy
...........con el brillo de oscuridad de la mirada que soy.

En mi almohada hay un tigre.
Todo tigre es un poema feroz.

.
.
LOS FENOMENOS DE LA BELLEZA

Durante largo vuelo silencioso
el viejo ruiseñor,
el de plumaje esquivo y cielo imprevisto,
anduvo eligiendo, ciego o vidente, aunque trémulo
como ante un repentino grano de uva azul o de diamante,
la rama de un árbol desde la cual cantar,
y finalmente se detuvo en aquélla,
la muy oscura como luz de azufre del infierno,
donde se balanceaba (¿o levitaba?)
un ahorcado.


Y
cantó





ESE

Ese que elige la noche
y lee un poema
.....................(esas palabras que borran las paredes
.....................esas aves peladas que canturrean)
y no siente
...........el amor o la demencia paralizando el aire
...........ni lleva el asombro a darle descanso contra un muro
...........ni se da vuelta a mirar qué es esa sombra o selva
..........................................................que viene por él
..........ni intuye que la lluvia, desde ahora, será lo mas parecido
.................................................al rocío melancólico del sexo de un ángel
..........ni se atreve a cruzar aquel puente un tanto brumoso
.................................................que antes nunca estuvo allí
..........ni abre la mano de pronto como si hubiera empuñado
..................................................un bastón mojado en llamas
..........ni siquiera imagina –ciego como un eclipse-
..................................................que el poema, pájaro de ceniza, volará
..................................................sobre el mundo aún después del mundo

ese
.........nunca ha padecido un saqueo en la sangre
.........nunca un temblor en el párpado
.........nunca un silencio que cruje
.........nunca nada

o quién sabe ha leído una hoja en blanco
o quién sabe está soñando que duerme
o quién sabe está perdido
.....................................................como yo
si envuelvo en estas palabras mi corazón
..................................................o mi sombra
y lo arrojo sobre ustedes –sus mareas-
y nadie responde en este país turbador e inasible
donde algo de pronto se pierde, brumoso, mar adentro
como el buque fantasma
...........................o un pedazo de caos
............................................que no ardió.



EL MAGO

Soy el truco.
Soy lo imposible.

Soy un trébol que detiene el salto del tigre.
Un fósforo del que brota un jardín por cada sombra rota.
Un ahogado que sale del mar y danza triunfal sobre el oleaje.
Una ventana por donde pasa una visión del paraíso
.........cuyo fulgor no cabe en el sueño.
Un espejo donde la sorpresa admira sus dilatados ojos.
Una luz, en fin, en el ceniciento hastío.

Soy el truco.

Puedo llegar a engañar el tacto de ciegos
esconder la botella del pavor que sorbe la muerte
hacer parpadear un ojo de Dios o conmover su cama inmutable.

Soy lo imposible, ya lo dije.

Como el viento que viene de las hendijas de la antigüedad
............................y cruza sin opacar el aire,
como el estallido de un hombre y una mujer
...............entre las herrumbres de la noche,
o los deseos alcanzados y en una ráfaga perdidos,
soy también un instante.

Soy el truco.

Ahora, de pronto, fui.

Pero volveré a ser.

1 comentario:

Laura dijo...

Leo poesía, pero en relación a la poesía contemporanea a veces me siento perdida, no sé cómo acceder a los poetas vivos que podrían interesarme. Sin embargo a veces tengo suerte: a través de la revista Ñ conocí a Eugenio Mandrini, y a uno de las poesías que más me gustan en españo, "La almohada". Le agradezco también a El Alacrán por publicarla. Flor de poeta!!